jueves, 13 de octubre de 2011

Un año en un día

En estos tiempos en los que todos vemos que algo, o más bien todo, va a cambiar, en las conversaciones de ascensor o de espera a la puerta del colegio el tiempo atmosférico es un clásico y por qué no en el blog también.
El tiempo está cambiando, eso nos dicen constantemente los científicos al referirse al cambio climático, pero frente a la abstracción de la ciencia tenemos lo empírico del día a día.
En un día vivimos un año estacional: por la mañana fresco de primavera, al mediodía calor de verano, por la tarde atardecer de otoño y por la noche frío de invierno. Todo un ejemplo de condensación.
Lo concentramos todo en tan poco tiempo, que hasta las estaciones se suceden en tan solo veinticuatro horas.

3 comentarios:

Xicarandana dijo...

Una curiosa manera de veure-ho...

caterina dijo...

No ho havia pensat mai així... Interessant reflexió! Sí, comença un canvi, tot i que potser n'hi ha hagut sempre i no mos n'hem adonat del tot?

Laia dijo...

Dona que pensar...