sábado, 20 de febrero de 2010

En defensa de los ociosos



Brevísimo ensayo de Robert Louis Steveson, en el que el autor defiende el goce de la vida, el disfrute de la felicidad. No defiende el espíritu del no hacer nada, de los vagos, por entendernos, sino el dedicarnos a aquello que nos hace felices en lugar de producir al máximo sin ningún objetivo. Así Stevenson dice:
"Es admitido que la presencia de gente que rehusa entrar en la desventajada carrera por un puñado de peniques, es a la vez un insulto y un desaliento para aquellos que sí lo hacen."
"No hay deber que infravaloremos más que el deber de ser felices. Siendo felices vamos sembrando por el mundo anónimos beneficios que nos son desconocidos incluso a nosotros mismos y que, cuando eclosionan, a nadie sorprenden más que al benefactor."
En definitiva nos está invitando a ser felices y a disfrutar de las cosas sencillas.

1 comentario:

Xicarandana dijo...

Que me'l deixaràs, si és possible?????